El País de las Maravillas, un lugar de fantasía, donde aparentemente todo es posible y… ¡que el cine ha logrado plasmar a la perfección! Gracias a la animación y a los efectos especiales, hemos podido superar la barrera visual de la literatura, para ver “en vivo” todo ese universo caótico, de personajes extravagantes, con el que nos deleitó Lewis Carrol. Pero, ¿y si hubiera un sentido especial en toda esta locura? Como ya lo sospechabas, acompáñanos a descubrir algunas de las claves de la simbología de Alicia en el País de las Maravillas, en su versión más cinematográfica.

La simbología de Alicia en el País de las Maravillas. Lo que viste en los films analizado

Vamos a empezar explicándote algo que carece de simbolismo, pues plasmaba una realidad terrible, pero absolutamente veraz, de la época en la que vivió Lewis Carroll: el Sombrero Loco estaba realmente loco, por un motivo que la ciencia ha logrado explicar y que afectó a muchísimos de los profesionales dedicados a este campo, en ese tiempo.

Viendo que Carroll se apoyó en la realidad incluso para un personaje tan delirante como este, ¿qué más pudo plasmar en esos seres extraños? Tiene sentido que representasen elementos de su mundo, ¿no crees? Sigue leyendo.

– La madriguera del conejo

Sonará redundante, pero empecemos por el principio. Alicia entra en el País de las Maravillas a través de una madriguera de conejo. Los expertos señalan que, teniendo en cuenta que en la época en que se escribió esta historia nacía la teoría del psicoanálisis, que tanto contrastaba con el recato victoriano, la interpretación de esta entrada es mucho menos naíf de lo que pensábamos.

La madriguera del conejo Alicia en el País de las maravillas

Las lecturas ginecológicas parecen inevitables a quienes analizan esta obra, desde la madriguera misma -como un agujero en el que Alicia penetra para descubrir un universo nuevo-, hasta todas esas llaves y cerrojos que podrían simbolizar también la penetración. Además, entre otras imágenes del estilo, encontramos los cambios de tamaño de Alicia, especialmente en el caso de su cuello que se alarga, que llevan a los analistas a pensar en el proceso de erección del miembro viril.

Alicia en el País de las maravillas

¿Por qué todo este imaginario sexual? Las lecturas del mismo apuntan al descubrimiento de la sexualidad de la niña, que entra en la fase de pubertad y, por lo tanto, experimenta el despertar sexual.

¿Qué opinas tú?

– La oruga que fuma

Si tu también pensaste en drogas cuando viste a la oruga, Absolem, fumar con deleite, entonces coincides en la interpretación de este personaje y del País de las maravillas que han hecho tantos artistas. No obstante, lo cierto es que quienes han estudiado la biografía de Lewis Carroll no han encontrado datos que puedan afirmar que el autor consumiese drogas de ninguna clase, exceptuando alguna ocasión por prescripción médica.

Oruga que fuma

Según David Day, autor de Alice’s Adventures in Wonderland Decoded, la Oruga que fuma no representa el consumo de Carroll, sino el de uno de los escritores a los que más idolatraba: Thomas De Quincey. La Oruga sería la encarnación en personaje fantástico de este autor, entre los escritos del cual encontramos uno titulado “Confesiones de un Inglés Comedor de Opio”. De hecho, Day asegura que el estilo de la Oruga recuerda muchísimo al de De Quincey.

Oruga que fuma

Recuperando el tono de la lectura menos inocente de la madriguera, también existe un análisis en este sentido de la Oruga. Según algunos lectores, la Oruga representa la masculinidad, de ahí su forma fálica. En un primer momento, asusta un poco a Alicia, que la ve como una amenaza y no dejará de considerarla así hasta que no aprenda a controlar lo que la Oruga le ofrece: los poderes de la seta, que la hacen cambiar de tamaño. Hasta que no domine la habilidad de transformarse, no perderá el miedo a la Oruga.

Alicia prueba la Seta de la Oruga

La seta, entonces, representa la comprensión de un cuerpo cambiante de niña que se volverá el de una mujer. Llegada esta etapa, Alicia ya no tendrá nada que temer de esa sexualidad que implica la presencia fálica, pues estará preparada para enfrentarse a ella.

Alicia en el País de las maravillas tamaño

¿Qué interpretación te convence más?

– La comida y la bebida

Es indiscutible, la presencia de comida y bebida es algo constante en este relato. Desde las botellitas y pasteles con carteles ordenando que los consuman, hasta la fiesta del té (sin té) del Sombrerero loco y compinches, toda la historia está repleta de víveres que Alicia debe comer. ¿Qué lecturas se ha hecho de esto? Véamoslo:

Bébeme

1. La presencia de tantos cambios de tamaño y decisiones alrededor de la comida y la bebida son un reflejo de los desórdenes alimenticios que el mismo Carroll sufría. Al parecer, era un hombre extremadamente delgado con un apetito muy, muy escaso.

2. Todo ello es una simple representación de los picnics que la Alicia real, Alice Liddell, compartía con sus hermanitos y Carroll.

3. Otra lectura, más extendida, apunta a que todas estas transformaciones son de nuevo una forma esperpéntica de representar los cambios que el cuerpo de Alicia estaba experimentando, al iniciarse su maduración sexual. Todos estos cambios desorientan al personaje, que incluso tiene dificultades para reconocerse, provocando su ira y el enfrentamiento con otros personajes de su alrededor. ¿La rebeldía del adolescente? Alicia está en el camino a la adultez, un periplo complicado, lleno de cambios y choques, que no podrá evitar realizar.

– La Reina de Corazones y su loco reino

Hay quienes ven en la Reina de Corazones a una representación de la misma Reina Victoria y del poder de la época en general, que intentaba aplicar sus normas a los mundos que gobernaban: aquellos que habían colonizado. En este sentido, hay quien ve en la irrespetuosa voluntad de la Reina de Corazones de aplicar su extraña lógica sobre los habitantes del País de las Maravillas una clara ilustración de lo que se hacía sobre los habitantes de las colonias, a quienes se imponían nuevas costumbres y tradiciones a las que no estaban en absoluto acostumbrados y, a veces, contrarias a su ideología original.

Reina de Corazones, Alicia

Por otra parte, el autor antes mencionado, David Day, ve en las criaturas del País de las Maravillas un retrato perfecto de aquellas personas que conformaban el universo compartido entre Alice Liddell y Lewis Carroll. Así, los padres de Alicia serían el Rey y la Reina de Corazones, quienes terminan siendo bastante malvados, quizá porque en la realidad decidieron alejar a Carroll de la pequeña Alice, tras una acalorada discusión con el autor.

– La Morsa y el Carpintero

Las lecturas de este espeluznante poema son muchas, pero la que te presentamos es la más conocida. De nuevo, se trataría de una representación de las colonias. Mientras el Carpintero y la Morsa convencen a las ostras de acompañarles, pues todo serán comodidades con ella, en realidad es todo lo contrario. Dicen hacer el bien para luego aprovecharse de las ostras, haciendo el mal. Igual que en las colonias, se suponía que se debía traer el progreso a los nativos, pero quienes más se beneficiaban eran los países colonizadores.

– El conejo blanco

El conejo blanco también se ha visto desde muchas perspectivas. Hay quien ve en él eso que despierta la chispa de la curiosidad, esa pista de que algo va a cambiar, de que se trata de un momento de inflexión repleto de nuevas incógnitas, que fascina y da ganas de saber más. Sólo siguiéndolo se podrá comprender la magnitud de lo que esta pista implica.

Conejo Blanco Alicia en el País de las Maravillas

Así, incluso cuando Alicia se despista y pierde la noción de lo que estaba buscando, el conejo vuelve a aparecer para recordarle que tiene una misión, hay cosas que todavía no comprende ni ha asumido. Al parecer, podría referirse de nuevo al cambio de etapa al que se ve abocada Alicia, que en ocasiones la llevará a perderse en momentos de rabia y a desorientarse, entonces le será útil esa curiosidad y las ganas de dar sentido a lo que le ocurre, hasta completar finalmente su transformación en mujer adulta.

También podría tratarse del mismo tiempo, afectando a Alicia, empujándola al proceso de cambio al que se enfrenta, con la ansiedad de quien siente que, como el paso tiempo, la transformación no podrá evitarse.

¿Y tú? ¿Cómo interpretas al conejo blanco?

¿Qué te han parecido estas interpretaciones de la simbología de Alicia en el País de las Maravillas? ¿Coinciden con la tuya? En resumen, podríamos decir que prácticamente todos los analistas coinciden en que Carroll intentaba representar los cambios a los que la pequeña Alicia estaba a punto de enfrentarse. ¿Lo ves tú también así?

¡Haznos llegar tu opinión!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here